11 sept. 2012

Conejito (II)

Cuando empecé a tejer amigurumi desconocía la existencia de Ravelry, que es una excelente fuente de patrones y donde se encuentra en inglés este patrón de Stephanie Jessica Lau, publicado en Craftzine.com. Así que antes de descubrir el original en inglés encontré la traducción de Rani en Amigurumies.blogspot.com, que se encuentra en .pdf aquí.

Confieso que el pobre conejito me parecía demasiado cabezón para tan poco cuerpo, así que añadí dos vueltas más al cuerpo. Entonces, al verlo tan blanco y tan desnudo, opté por taparle las vergüenzas con una fresa y el resultado fue éste:



La fresa está tejida según el patrón de Lanas y ovillos, que podéis encontrar en castellano aquí.

Aunque en la foto no me haya quedado demasiado bonito, es un patrón sencillo que con un poco de práctica puede dar lugar a verdaderas monerías. ¡Habrá que seguir probando!

9 sept. 2012

Gatito (I)

Hace poco que me inicié en el mundo de los amigurumi, así que ni siquiera sabía de la existencia de Ravelry hasta que me lo sugirieron como una excelente fuente de patrones. Fue allí donde encontré este gatito, cuyo patrón se ofrece de forma gratuita en el blog MarmaladeRose y que me ha resultado así:



Por si alguien tiene problemas con el inglés, aquí os dejo la traducción del patrón (un poco libre):

CUERPO
Se comienza con 25 puntos de cadeneta.

Vuelta 1: un punto bajo en la segunda cadeneta contando desde la aguja, seguir con puntos bajos hasta el final (24).
Vuelta 2: se hace una cadeneta (que habrá de servir como punto de giro) y se teje con puntos bajos hasta el final (24).
Se continúa tejiendo en punto bajo otras 32 vueltas (34 vueltas en total). Se cierra, dejando una hebra larga para poder coser. A continuación, hay que doblar la pieza por sus diagonales, tal y como se muestra en la siguiente foto:
La foto está tomada del blog marmaladerose.blogspot.com y todos los derechos son suyos
Se cosen las patas y se deja una abertura de dos centímetros y medio, por donde se introduce el relleno y que hará las veces de barriga. Yo he utilizado una lana muy fina, así que las medidas son mucho menores.

CABEZA
Se hacen dieciséis puntos de cadeneta.

Vuelta 1: se comienza con un punto bajo en el sengundo punto desde la aguja y se continúa haciendo puntos bajos hasta el final (15).
Vueltas 2 - 9:  se hace un punto de cadeneta, que será el punto de giro, y se tejen 15 puntos bajos, hasta el final de la vuelta (15).
Vuelta 10: 1 disminución, 12 puntos bajos, 1 disminución (se hace una disminución al inicio y al final de la vuelta) (13).
Vuelta 11: 1 disminución, 9 puntos bajos, 1 disminución (se hace una disminución al inicio y al final de la vuelta) (11).
Vuelta 12: 1 disminución, 7 puntos bajos, 1 disminución (se hace una disminución al inicio y al final de la vuelta) (9).
Vuelta 13: 1 disminución, 5 puntos bajos, 1 disminución (se hace una disminución al inicio y al final de la vuelta) (7).
Vuelta 14: 1 aumento, 5 puntos bajos, 1 aumento (se hace un aumento en el primer y en el último punto de la vuelta) (9).
Vuelta 15: 1 aumento, 7 puntos bajos, 1 aumento (se hace un aumento en el primer y en el último punto de la vuelta) (11).
Vuelta 16: 1 aumento, 9 puntos bajos, 1 aumento (se hace un aumento en el primer y en el último punto de la vuelta) (13).
Vuelta 17: 1 aumento, 5 puntos bajos, 1 aumento (se hace un aumento en el primer y en el último punto de la vuelta) (15).
Vueltas 18 - 26: un punto bajo sobre cada punto de la vuelta anterior (15).
Se cierra el tejido y se deja una hebra larga para coser la cabeza.

La pieza se dobla por la mitad y se cosen los bordes, dejando un hueco para introducir el relleno. Se da forma a las orejas cosiendo los vértices, como se puede advertir en la foto del gato terminado.

COLA
El patrón original propone que se hagan dos cadenetas y se hagan seis aumentos en el segundo punto desde la aguja, que es el método alternativo al anillo mágico de seis puntos. Se continúa tejiendo en espiral, un punto bajo sobre cada punto de la vuelta anterior, hasta alcanzar aproximadamente dos centímetros y medio. Como ya dije, yo he utilizado una lana muy fina y por tanto no he respetado estas medidas. Alcanzada esta longitud, se hace un aumento en el primer punto de la vuelta y se sigue tejiendo en espiral hasta llegar a los cinco centímetros, momento en que se cierra la labor, dejando una hebra larga para poder coser la cola.

Ya me había acostumbrado a tejer en redondo y por tanto la cabeza me costó bastante trabajo, pero aún me resultó más difícil coser las piezas. No obstante, aunque creo que para el siguiente intento rellenaré más el cuerpo, creo que el resultado es bastante gracioso y que la confección es fácil. ¡Que lo disfrutéis!